Frenar la Corriente de un Río es Condenarlo a Morir

Marzo 11, 2013 en Material de Difusión por MesaNALR

14 DE MARZO, DÍA MUNDIAL DE ACCIÓN CONTRA LAS REPRESAS

DECLARATORIA DE LA MESA PROVINCIAL POR EL NO A LAS REPRESAS (MISIONES)

“Frenar la Corriente de un Río es Condenarlo a Morir”

DESDE LA SALUD

El Planeta es un enorme “cuerpo vivo”, que necesita del agua y del aire, como nosotros. Los Ríos son como nuestras arterias y venas que llevan la sangre, la circulación, que transportan nutrientes y el oxígeno necesario para vivir. Mientras circula, la sangre se purifica y elimina los desechos, comunica las distintas partes del cuerpo e intercambia información, integrando todas las partes, para que funcione como unidad.

 Cuando se tapona una vena, una arteria, se detiene la circulación y se detiene la VIDA. Se enferma lo que está por debajo y por encima de la barrera. Por debajo porque ya no llega a los tejidos, la comida, el oxígeno que necesitan. Por encima porque se tranca todo y comienza una descomposición. En muchos casos sobreviene la gangrena y hay que correr a amputar el miembro o nos desmayamos o quedamos paralíticos.

 Con el Río pasa igual, basta que pongan una barrera, una Represa, para que se enferme toda la zona, la tierra, las plantas, los animales, el hombre etc. Por arriba y  por debajo. Todo lo que corresponde a su Cuenca, el ecosistema que irriga y desemboca en el mismo, lo que baña y lo que recibe de afluentes y arroyos, los territorios que rodean, las napas, los acuíferos y pozos de agua, el régimen de lluvias etc.  Contribuimos al temido  Cambio Climático, porque gracias a la inundación mucho territorio y sustancia orgánica, hay un importante desprendimiento del gas Metano, uno de los peores gases de efecto invernadero (GEI).

“EL AGUA SUFRE DE MALA CIRCULACIÓN”

Si el agua es el principal componente del cuerpo (70%), cuando maltratamos el agua, como es el caso de las Represas, maltratamos toda la VIDA. Sobreviene la enfermedad porque bajan nuestras defensas, nuestra calidad de vida. La culpa no es de los mosquitos transmisores del Dengue o la Leishmaniasis, la culpa es nuestra por no cuidar de nuestra salud. El ejemplo de Posadas nos tendría que alertar: el Río Paraná cambió de color, el agua casi estancada despide otro olor, casi no quedan pescadores en la costa, se vislumbra un cambio de la población ictícola, de peces de río a peces de laguna, amén de los desplazados que perdieron su hábitat y podemos considerarlos como población en riesgo.

El agua se contamina y entra en estado de putrefacción, agravado por los desechos cloacales de los pueblos y ciudades por donde pasa el Río.

El aumento de la cota de Yacyretá coincidió con la aparición de la Leshmaniasis en Posadas, primero en los perros (primeros casos diagnosticados, marzo del 2006, coincidiendo con la fecha del aumento de la cota de Yacyretá) y luego en humanos. La siguiente cita la podemos encontrar en Internet

http://www.foyel.com/paginas/2010/07/1316/leishmaniosis_visceral_canina_en_la_republica_argentina/

Transcribimos un párrafo del relato de un médico veterinario: Octavio Estévez, de la Ciudad de Posadas y miembro del Colegio de Veterinarios del Nordeste.

En el caso particular de la región norte de la Mesopotamia argentina y el Paraguay, se debe agregar el enorme impacto socio-ambiental sufrido con la construcción de la represa de Yacyretá, que además de generar un gran anegamiento de áreas ribereñas en ambos países, con una transformación del ecosistema local, provocó el desplazamiento de una gran cantidad de población humana hacia asentamientos periféricos, bajo condiciones de aislamiento y marginación”

Y  LOS PECES:

Podemos afirmar que se crían en una “Gran Cloaca” y ya sabemos que quiere decir para la Salud si los comemos. disminuyendo en su número,  tienen que readaptarse a las distintas condiciones de velocidad, de transparencia y composición del agua. Muchos mueren por falta de oxígeno (gran mortandad de peces), el agua estancada no permite la recarga del oxígeno libre. Pero además ya no pueden llegar a desovar río arriba, como son sus hábitos reproductivos. Una mayoría muere cerca de los paredones y otros no llegan a destino. Se calcula que sólo un 6% puede sortear Yasyretá, gracias a su ascensor. Entonces es lógico que pescadores y su fuente de trabajo, tiendan a desaparecer, aguas arriba y aguas abajo.

 Cuando el Río no corre, se transforma en Desierto, y sin peces se parece a un Cementerio de agua.

 Miles y millones de años le costó a la Naturaleza para formar el Río y toda la VIDA armónica que lo rodea, clima, crecientes y bajantes naturales, humedad ambiente etc. y nosotros lo trancamos con Represas y otras maldades.

 El argumento de la creación de fuentes de trabajo es muy relativo, el trabajo es temporario y los mejores puestos se lo llevan los técnicos extranjeros.

Otro argumento es que necesitamos más energía, lo cual no es cierto, ya que hay muy pocas industrias en Misiones y  HAY OTRAS ALTERNATIVAS !! Ya es hora de vivir en armonía con la naturaleza y dejar de provocar sufrimientos a las poblaciones más pobres de nuestra sociedad !!

También dicen que la electricidad será más barata. Con la experiencia de Yacyretá se quedaron sin argumento, la promesa era que, además de barata, tendríamos toda la energía que necesita Misiones y más aún. Ni una cosa, ni la otra. Nos quedan las desgracias, las enfermedades y otras maldades  y se llevan la energía.

LOS MALES SON NUESTROS, LAS VAQUITAS SON AJENAS.