¿Quiénes están haciendo los estudios ambientales por las represas Garabí y Panambí?

Julio 31, 2014 en Acciones, Destacadas, Material de Difusión, Notas por MesaNALR

Por Equipo de Comunicación Mesa Provincial No a las Represas.

Julio De Vido, Ministro de Planificación Federal e Inversión Pública y Servicios de la República Argentina

Julio De Vido, Ministro de Planificación Federal e Inversión Pública y Servicios de la República Argentina

Las empresas argentinas que integran el consorcio que ganó la licitación basan sus negocios en la construcción de represas y trabajan para la Entidad Binacional Yacyretá. Una de las firmas brasileñas tiene antecedentes de fraguar un estudio de impacto ambiental. No existe la más mínima garantía de imparcialidad en los estudios.

En marzo de 2012, los comitentes estatales Ebisa (Argentina) y Eletrobras (Brasil) adjudicaron al llamado Consorcio Energético del Río Uruguay, la licitación de los estudios de factibilidad para los proyectos hidroeléctricos Garabí y Panambí, dos represas que de construirse, dejarían bajo agua decenas de pueblos en la provincia de Misiones (Argentina) y en Río Grande dos Sul (Brasil). A nivel general, entre las consecuencias directas que tendría la ejecución de estos proyectos, además de destrucción ambiental (exterminio de especies autóctonas y en riesgo de extinción de la flora y fauna regional) y eliminación de tierras de fuerte impronta productiva , se teme por un caos sociales ante la amenaza de desalojo de miles de familias ribereñas, que vienen organziándose y resistiendo firmemente a la continuidad de estos proyectos.

El Consorcio Energético del Río Uruguay, está integrado por las siguientes empresas: CONSULAR Consultores Argentinos Asociados S.A., ENGEVIX ENGENHARIA S.A., GRUPO CONSULTOR MESOPOTAMICO S.R.L., I.A.T.A.S.A. Ingeniería y Asistencia Técnica Argentina Sociedad Anónima de Servicios Profesionales, INTERTECHNE CONSULTORES S.A. y LATINOCONSULT S.A.

Estas empresas se encuentran realizando tareas por un costo de 45 millones de dólares.
¿Qué tienen en común todas estas compañías? En todos los casos son empresas que basan sus negocios en la construcción de represas hidroelétricas y el conglomerado de obras que subyacen a este tipo de emprendimientos. Es decir, quienes hoy están encargados de realizar los estudios de impactos ambiental de Garabí y Panambí son los mismos que se beneficiarían directamente con la construcción de las mismas. En el caso de las cuatro empresas argentinas que integran el Consorcio, todas tienen entre sus clientes principales, a la Entidad Binacional Yacyretá.

Así las cosas, ¿existe una mínima garantía de imparcialidad en la ejecución de estos estudios que determinarán si es factible o no construir las represas de Garabí y Panambí?

Las empresas represadoras

Una de las firmas argentinas que integran el Consorcio Energético del Río Uruguay es CONSULAR S.A. “Desde su fundación en el año 1972, CONSULAR Consultores Argentinos Asociados S.A. ha intervenido en el desarrollo de obras de gran envergadura, autopistas, puentes, acueductos, plantas potabilizadoras de aguas, programas de reconversión industrial y de instalaciones industriales, tanto en las etapas de estudio y de proyecto, como en las de ejecución a través de la supervisión e inspección de obras” se presenta la empresa.

Beneficiada por múltiples obras públicas adjudicadas a la empresa a través del Ministerio de Planificación de la Nación, CONSULAR es una de las empresas que fueron adjudicadas el año pasado para la construcción de la represa Néstor Kirchner en la provincia de Santa Cruz, por un costo de cuatro mil millones de dólares.

En Misiones, CONSULAR S.A tiene fuertes vínculos con la Entidad Binacional Yacyretá. Ha realizado para la EBY, los siguientes trabajos: “Dirección Técnica de Obra. Confección de actas de Inicio de Obras. Inspección de la ejecución de los trabajos. Revisión de los proyectos existentes. Fiscalización y Administración de Contratos. Mediciones de obras. Certificaciones mensuales.Verificación de cumplimiento de los planes de trabajo.Ejecución de Proyectos Ejecutivos”.

En su propia página web, figura entre sus actividades en Misiones: “Representar los intereses de la EBY”.

IATASA es otra de las compañías radicadas en Argentina que integran el consorcio. Dedicada desde 1961 al proyecto y a la dirección de grandes obras públicas y emprendimientos industriales, esta firma también centra sus negocios en la construcción de represas y obras derivadas. De hecho, resultó adjudicada para realizar la “Investigación geotécnica complementaria” de la represa Cóndor Cliff, también en Santa Cruz. IATASA es socia de CONSULAR S.A y cómo aquella, es considerada “amiga de la casa” para el Ministerio de Planificación de la Nación.

En Misiones, IATASA trabaja para la Entidad Binacional Yacyretá . Para esta corporación, ha realizado el “Proyecto ejecutivo de relocalización de las obras portuarias en margen argentina, para el llenado del embalse de Yacyretá en cota final. Argentina y Paraguay”.

Radicada en Misiones, GRUPO CONSULTOR MESOPOTÁMICO S.R.L. es otra de las firmas que compone el consorcio. Tiene su origen en el año 1994 y posee antecedentes de proyectos ejecutados en Argentina y en países limítrofes. “Un equipo multidisciplinario con experiencia, integrado por especialistas, en las distintas ramas de la ingeniería, geología, biología, antropología, además de laboratoristas y técnicos en perforación, responden diariamente con eficiencia a los trabajos y desafíos que impone la realidad de nuestros clientes” señalan en la presentación de la empresa. Este grupo también tiene entre sus cartera de clientes a la Entidad Binacional Yacyretá (EBY). Pero además a las multinacionales Alto Paraná S.A, Repsol, y entre los entes estatales a EBISA.

En tanto, Latinoconsult es una firma argentina constituida en el año 1958. “Su actividad se desarrolla en diversos campos de la ingeniería, realizando estudios y proyectos de emprendimientos vinculados a sus especialidades” se presentan. Esta compañía también trabaja para Yacyretá y tiene experiencia en participar de negocios vinculados a las hidroeléctricas.

Entre las firmas brasileñas que integran el consorcio, todas han participado en la construcción de represas, y una de ellas Engevix, ha sido denunciada en Brasil, por fraguar estudios de impacto ambiental en el caso de la hidroeléctrica Barra Grande.