A proposito de la epidemia de dengue

Enero 29, 2016 en Material de Difusión por MesaNALR

por Juan Yahdjian, médico, ambientalista, integrante de la Mesa Provincial No a las Represas

“Frenar la Corriente de un Río es Condenarlo a Morir”.

El Mundo es un enorme “cuerpo vivo”, que necesita del agua y del aire, como nosotros. Los arroyos y los ríos son como las arterias y venas por donde circula nuestra sangre, la que transporta los nutrientes y el oxígeno necesarios para vivir, purifica y elimina los desechos, comunica las distintas partes del cuerpo e intercambia información, integrando el todo, para que funcione como una unidad, un ecosistema.

Cuando se obstruye una vena o una arteria, se detiene la circulación y se detiene la VIDA. Se enferma lo que está por debajo y por encima de la barrera. Por debajo porque ya no llegan a los tejidos los nutrientes y el oxígeno que necesitan. Por encima porque se detiene la circulación y comienza una descomposición. En muchos casos sobreviene la gangrena y hay que correr a amputar el miembro, quedamos discapacitados o morimos.

Con el río pasa igual, basta que pongan una barrera, una Represa, para que se detenga o se haga lenta la circulación del agua (alteración del régimen hídrico) para enfermar toda la vida, el suelo, las plantas, los animales, el hombre, todo el ecosistema. Lo que está por arriba y lo que está por debajo de la represa. Todo lo que corresponde a la cuenca del río. Lo que baña y lo que recibe de afluentes y arroyos, los territorios que rodean al mismo río, las napas, los acuíferos y pozos de agua. Cambia el régimen de lluvias, por el inmenso espejo de agua y el consiguiente aumento de evaporación. Contribuye al Cambio Climático, por el desprendimiento, durante mucho tiempo, de GEI (Gases de Efecto Invernadero), a partir de la inundación de suelos y toda la vegetación.

ENFERMEDADES DE LAS REPRESAS:

No solo se detiene la VIDA, sino que cunde la Enfermedad.

El maltrato del río genera enfermedades porque se desarrollan todo tipo de vectores, parásitos y gérmenes en sus aguas. Los mosquitos se crían en aguas estancadas, lentas, represadas y no en las que fluyen. Es el caso de la aparición del Dengue, que se transforma en epidemia gracias a nuestras bajas defensas, consecuencia del maltrato del agua y de todo el ambiente. Somos una población en riesgo, con menor expectativa de vida.

Lee el resto de esta entrada →